Museos coyantinos “YoMeQuedoEnCasa”: BIELDAS (Exposición Temporal LABRANDO PASADO)

Pieza_006 (2)

Pieza: BIELDAS

 

Lugar de origen: Valencia de Don Juan y Villademor de la Vega

Cronología: Mediados del siglo XX

Conservado en: Colecciones de las familias Revilla-Casado y Giganto-Del Castillo

Exposición Temporal LABRANDO PASADO (ExpoCoyanza)

 

Una de las preguntas recurrentes de los agricultores de nuestros pueblos a los “forasteros” o generaciones más jóvenes es si saben diferenciar el BIELDO y la BIELDA. [Nota: es muy habitual en nuestra comarca llamarlos BIENDO/BIENDA, con N; realmente su nombre es con L ya que viene del dialectal BELDAR: “aventar las mieses”]

Ya veremos más adelante lo que es el BIELDO. Ahora nos detenemos en la BIELDA, aunque el Diccionario de la RAE comience refiriendo al masculino: “1. f. Bieldo de seis o siete puntas o dientes y dos palos atravesados, con los que forman como una rejilla.”. Es decir, siguiendo esta descripción de la Academia de la Lengua, la bielda sería un bieldo modificado, ampliado.

Simplificando la descripción, el bieldo y la bielda son como un tenedor grande, eso sí, de madera. Tienen un mango largo y remata en una serie de dientes o puntas. Según la RAE, la bielda tendría 6 o 7 dientes. En uno de los ejemplos que tenemos en la Exposición “Labrando Pasado”, la bielda de Villademor de la Vega tiene 8 puntas.

¿Cómo son los dientes o puntas? Pues generalmente planos y con forma lanceolada. Así son los que muestra la bielda de Valencia de Don Juan que hay en la exposición (en la parte de arriba de la imagen). La bielda de Villademor de la Vega tiene puntas a modo de varillas cilíndricas afiladas, lo cual es más raro (pero no se trata de una reparación o modificación, esta herramienta se hizo así de origen, como hemos comprobado al estudiarla).

Además de los dientes, la diferencia entre bielda y bieldo es que la primera, el apero que ahora nos ocupa, lleva sobre el mango otro palo atravesado y unido a la cabeza por dos o más conexiones. Nuevamente la bielda de Valencia de Don Juan vuelve a ser la más sencilla y habitual, mientras que la de Villademor de la Vega tiene un interesante refuerzo en forma de V mediante dos pletinas de hierro.

Este complemento o añadido que tiene la bielda frente al bieldo se debe a su función específica. La BIELDA servía principalmente para cargar la paja después de realizada la trilla y la limpia, por ello tenía que tener una gran capacidad (no importaba tanto el peso) para hacer el trabajo lo más rápido posible. Así, los dientes y el soporte sobre el mango tienen una diferencia angular, no están planos, forman una especie de cazo ya que ello facilita el gesto de recoger desde el suelo, cargar y volcar sobre el carro.

Descripción o cita de la BIELDA en algunos libros de nuestra comarca:

  • Valdevimbre (Rafael GONZÁLEZ PRIETO, 1986:57): “la bielda, para amontonar la paja”
  • Castilfalé (Mª Dolores ROJO LÓPEZ, 1987:71): “Bielda: instrumento con forma de gran tenedor (seis dientes) de madera de pino utilizado para mover la paja trillada”
  • Fuentes de los Oteros (Ana Mª GARCÍA VICENTE, 1998:168): “La paja […] tirada con la vienda por el bocarón […]”