Museos coyantinos “YoMeQuedoEnCasa”: Grada (Exposición Temporal LABRANDO PASADO)

Pieza_010 (2)

Pieza: GRADA

 

Lugar de origen: Zona de Los Oteros

Cronología: Primera mitad del siglo XX

Conservado en: Colección de Rubén Roldán Caballero

Exposición Temporal LABRANDO PASADO (ExpoCoyanza)

 

Cuando días atrás comentamos la máquina sembradora presente en la exposición “Labrando Pasado”, indicábamos que para efectuar su trabajo precisaba de un buen laboreo previo de la tierra, debiendo estar bien arada y pasada la grada para allanar el terreno.

La RAE define el verbo “gradar” como “desmenuzar y allanar con la grada la tierra después de arada”. Para encontrar la definición de “grada” en dicho diccionario hay que ir a una segunda entrada, la que deriva del latín “crates” que significa “enrejado”, refiriendo así a un: “instrumento de madera o de hierro, de forma casi cuadrada, a manera de unas parrillas grandes, con el cual se desmenuza y allana la tierra después de arada, para sembrarla”.

La grada que se muestra en la exposición temporal “Labrando Pasado” consiste en un bastidor de madera, formado principalmente por tres largueros de unos 2,50 metros, en los cuales se han colocado numerosas puntas o lenguas de hierro.

Lleva unas ruedas metálicas para ser trasladada por los caminos, a lo largo (tiene un gancho por uno de los extremos para ello). En su transporte las lenguas de hierro irían hacia arriba.

Para realizar su labor en el campo, la grada se volcaría completamente (las ruedas quedarían hacia arriba), quedando las lenguas de hierro clavadas parcialmente sobre el terreno. Se engancharía lateralmente al tiro, de manera que trabajaría a lo ancho. Por ello las puntas de hierro que gradan el suelo no están alineadas en los tres largueros de madera, peinando así la máxima superficie.

La función principal de la grada, según dijimos, es romper los terrones que ha dejado el arado previo, allanando para la siembra. Pero también se pasaba la grada para “mullir” o romper la costra superficial tras las lluvias, además de servir para limpiar malas hierbas o cubrir las semillas tras la siembra.

A la “grada” a veces también se la denomina “rastra” en nuestros pueblos.